Trufeando en la cocina: ¡trufas de chocolate!

¡Lo prometido es deuda! y aunque he tardado algo más de lo esperado, por fin os traigo la receta con la que estoy deleitando a mi familia y amigos ultimamente. Trufas de chocolate recubiertas de chocolate!
Esta receta la tomé de El Cocinero Fiel. Primero lo hice con sus cantidades y me salieron unas 12 trufas que claro, con lo trufera que es mi madre, dieron para ella y poco más. Así que me arriesgué y las hice una segunda vez por su cumpleaños, aumentando las cantidades para que pudiera repartirlas entre sus compañeros pero no me salió bien el invento, ya que me costó muchísimo enfriar la masa en la nevera lo suficiente para poder trabajarla, por lo cual al final, he vuelto a hacerlas con las medidas originales. Ahí dejo mi experiencia 🙂
Vamos pues con la receta y espero que os guste y os resulte tan sencilla, rica y entretenida de hacer como a mí!

Comensales:
4 personas
Dificultad:
Fácil
Tiempo:
unos 10 mins de preparación, 1h de nevera, 5 mins para darles forma y al congelador.

Ingredientes:

  • 90G de nata 35% de grasa.
  • 90G de chocolate para fundir
  • 20G de mantequilla.
  • un poquito de coñac.
  • 2Cdas de cacao en polvo.

Preparación:

  1. Vertemos en un cazo la nata líquida y la ponemos al fuego hasta que rompa a hervir. Una vez hierva, apagamos el fuego.
  2. desmenuzamos el chocolate para fundir y lo vamos incorporando al cazo con la nata, mientras removemos hasta que el chocolate se deshaga.
  3. Cuando el chocolate esté fundido, incorporamos la mantequilla y el coñac y seguimos removiendo para que todo quede bien integrado.
  4. Una vez hecho esto, dejamos que la mezcla se enfríe, la tapamos con papel film y a la nevera una hora.
  5. Pasada la hora, con la masa que ha quedado cremosa pero más firme, hacemos bolitas y las embadurnamos con el cacao en polvo previamente tamizado. eso sí, hacedlo rápido porque almenos a mí en nada, el chocolate se me vuelve más pastoso y no hay quien haga las bolitas y las coloque en sus moldes.
  6. Una vez hechas las trufas y embadurnadas en el cacao, las ponemos al congelador y en un rato, ¡ya estarán listas para disfrutarlas!

Para la próxima estoy pensando ya en múltiples variantes de estas trufas, quizá ya no sean las originales pero… como embadurnarlas con almendra molida, ponerles dentro una avellana…, y seguro que se pueden hacer de mil maneras más!
Como siempre, ya sabéis, espero que os guste, y ¡bon apetite!

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Preparación tradicional, Recetas y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *