Hamburguesa casera

¡Hola!
Hoy os vengo con un plato que gustará a niños y a mayores, y que según con lo que lo hagamos, puede ser, desde un plato sano y más o menos ligero, a un plato suculento pero no apto para los que queráis mantener la línea: ¡Hamburguesa casera!

Ingredientes para seis personas

LO de seis personas es más que nada para poder hacerlo para dos o tres, y lo que sobre, congelarlo o comérnoslo al día siguiente y disfrutar el doble 😉

  • Un kilo de carne picada. Podéis hacerlas de pollo, de pavo, de ternera, o una mezcla de pollo/pavo y ternera… Al gusto del consumidor. Como sano, el pollo es muy sano, pero un poquito de ternera en la mezcla las hace más jugositas, la verdad.
  • Una cebolla grandecita
  • Un huevo.
  • Perejil, fresco o seco (fresco le da más sabor).
  • Uno o dos dientes de ajo, al gusto.
  • Sal al gusto.
  • Pimienta al gusto.
  • Comino al gusto.
  • Aceite de oliva (para amasar, un chupito)

Preparación

  1. Introducir la carne picada en un recipiente hondo lo suficientemente grande para que nos deje amasar con comodidad.
  2. Especiar la carne al gusto, condimentándola con el comino, la pimienta, la sal y el perejil, si es seco.
  3. Verter el chupito de aceite y amasar bien la carne para que se mezcle todo de forma más o menos uniforme.
  4. Por otro lado, cogemos el vaso de la batidora, e introducimos el ajo y la cebolla previamente pelados y picados, junto con un huevo, unas ramitas de perejil fresco (si no echamos el seco en la mezcla anterior), y batimos hasta que quede una mezcla lo más líquida y menos grumosa posible.
  5. Vertemos la mezcla de la batidora en la carne previamente condimentada, y amasamos hasta que la carne absorba la mezcla líquida y podamos darle forma con las manos sin que se nos deshaga.
    Si vemos que al amasar se nos queda la carne muy pegada a las manos, podemos ir añadiendo unas gotitas de aceite hasta lograr la textura deseada.
  6. Ahora toca dar forma a las hamburguesas de la manera más cómoda posible. Nosotros solemos hacerlo con las manos, haciendo una bola más o menos grandecita y aplastándola entre las palmas, pero he visto un aparato muy curioso para amasar hamburguesas, que si no fuera tan caro me compraría :).
  7. Ahora sólo queda planchar las hamburguesas, cuidando de que no se sequen demasiado para que queden jugositas. Nosotros utilizamos una plancha doble que nos viene genial para no tener que darles la vuelta, pero con una pala no es difícil hacerlo.
    El tiempo medio en la plancha doble, suele ser de unos tres minutos a la potencia máxima, aunque puede variar según el grosor de la hamburguesa. Para comprobar que está ya hecha, con una pala, podemos presionar suavemente la carne , y ver si la hamburguesa ya está más o menos durita, o al aplastarla notamos que aún está blanda, lo que significará que por dentro todavía está a medio hacer.
    De todos modos, siempre podéis apartarla de la plancha, cortar una esquinita con un cuchillo, y tocar el interior de la carne para comprobar su consistencia. Para los que podáis ver el color de la carne, toda esta historia no es necesaria ;).
    ¡Importante! A veces, si no se echa un poco de aceite en la plancha antes de calentarla, nos ha pasado que la carne se ha quedado pegada a la superficie de la plancha, así que también habremos de tener cuidado con esto.
  8. Pues esto es todo. Si la carne picada es fresca, siempre que nos sobre, podremos congelar las hamburguesas ya amasadas, y cocinarlas cuando queramos. NO os recomiendo que las cocinéis y luego las congeléis, pues al recalentarlas cogen un saborcillo raro que a mí personalmente nunca me gustó.
    Y por supuesto, cada cual que se la coma con el acompañamiento que desee. En casa solemos acompañarlas de pan blanco de sésamo, queso, kétchup y/o mostaza, y en días especialmente gordos y grasientos, alguna que otra loncha de bacon envolviendo la carne.

    ¡A disfrutar!

Esta entrada fue publicada en Preparación tradicional, Recetas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Hamburguesa casera

  1. amaterasu dijo:

    La verdad, es que salen unas hamburguesas riquísimas, modestia a parte jajajaja. Además, nos encanta el comino pero por supuesto, cada uno puede especiarlas como quiera. Yo por ejemplo, alguna vez hasta les pongo un pellizquito de canela!
    La verdad es que tengo suerte de que aquí el señor kastwey sea tan buen cocinero!

  2. Rosa Chacón dijo:

    Canela a la carne? Eso lo tengo que probar.

  3. Enrique dijo:

    A estas hamburguesas, les pones por encima una loncha de queso y las metes al horno fuerte más o menos 15 minutos, y están riquísimas.

Responder a Rosa Chacón Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.