Empanada de atún

¡Hola!

Hoy vengo con una receta que hacía mi madre hace muchos años, y que nunca se me ocurrió probar a hacer, hasta que mi compi Vicente Merino me comentó que la semana pasada la había hecho y le gustó mucho. Se trata de ¡una empanada de atún!
Vicente me comentó cómo hacía él la receta, yo me inventé algunos ingredientes, miré por algunas webs, y aquí está el resultado. ¡Esperemos que os guste!

Comensales:
Cuatro personas (no sólo como plato único, u os quedaréis con algo de hambrecilla). Como plato único, yo lo dejaría en dos personas 😉
Dificultad:
Media.
Tiempo:
Hora y media aproximadamente

Ingredientes

  • Una lámina de hojaldre refrigerada (prefiero la refrigerada a la congelada porque la segunda se me queda muy seca al descongelarse).
  • Una cebolla grandecita.
  • Un diente de ajo.
  • 125 gramos de tomate natural triturado.
  • Tres latas pequeñas de atún (250 gramos, aproximadamente).
  • Una lata pequeña de aceitunas (yo las puse con sabor a anchoas, pero seguro que con aceitunas negras quedará buenísima).
  • Dos huevos cocidos.
  • Un huevo (esto es para nota, así que si sólo tenéis dos huevos en casa, olvidaros de esto).
  • Orégano al gusto.
  • Sal al gusto.

Preparación

  1. Picamos la cebolla en trozos muy pequeños, a los que añadimos el ajo, también en trocitos lo más pequeños posible.
  2. Sofreímos en una sartén los trocitos de cebolla y ajo hasta que estén transparentes o toquemos con una pala que están blanditos. Alternativamente (así lo he hecho yo), podemos poner la cebolla y el ajo en un estuche de silicona para el microondas con un poco de aceite, y lo ponemos a la máxima potencia durante unos siete minutos. La finalidad es que la cebolla quede pochada, por lo que podemos ir sacándola del microondas y tocando con una pala o un tenedor para comprobar si ya está en su punto.
  3. Cuando la cebolla esté en su punto, la pasamos a una sartén (si es que utilizamos el estuche de silicona, si no ya estará en la sartén 🙂 ), ponemos el tomate natural, y dejamos a fuego medio unos diez minutos para que se sofrían las dos cosas juntas.
  4. Por otro lado, cocemos dos huevos, los pelamos, y los picamos en una fuente mediana.
  5. Añadimos a los huevos las tres latas de atún escurridas, y las aceitunas muy picaditas.
  6. Cuando la cebolla y el tomate estén listos, vertemos la mezcla en la fuente, y removemos bien hasta que todos los ingredientes queden bien mezclados.
  7. En la bandeja del horno, colocamos papel vegetal (para que no se nos pegue el hojaldre), y extendemos la lámina de hojaldre refrigerado sobre él.
  8. Ahora, con cuidado, vertemos el relleno sobre el hojaldre, procurando que quede en el centro de la lámina, dejando libres los bordes.
  9. Sazonamos y especiamos con el orégano ,al gusto.
  10. Con cuidado, doblamos la lámina sobre sí misma, dejando el relleno en el centro, y juntamos fuertemente los bordes para que no se salga el relleno al hornear.
  11. Con la masa sobrante, intenté hacer un churrito y poner en la empanada un corazón en relieve, en honor a @amaterasu_n, pero es más difícil de lo que uno pudiera pensar (o yo que soy algo manazas 😉 ), y en lugar de un corazón aquello parecía un riñón con malformación congénita… Eso sí, ¡la intención es lo que cuenta! 🙂
  12. Esto ya es de nota. Cascamos un huevo en un plato, retiramos la clara con una cucharita, por ejemplo, la colocamos sobre la parte superior de la empanada, y la extendemos con una pala o similar, para pintar con dicha clara toda la superficie de la empanada. Esto en cuanto a sabor no aporta nada, pero le deja un brillito súper molón y un tacto muy suavecito ;).
  13. Con algún instrumento punzante, practicamos varios agujeros en el hojaldre a fin de que salga el vapor al cocerse la empanada, y no se nos reviente el asunto.
  14. Precalentamos el horno a 200Cº, colocamos la empanada, y dejamos que se haga durante unos treinta minutos aproximadamente o hasta que veamos que el hojaldre está doradito. Como yo soy un poco suicida, lo que hago para comprobarlo es abrir el horno, sacar un poco la bandeja con unas manoplas de cocina, y con mucho cuidado, tocar la superficie de la empanada a ver qué tal anda.
  15. Y ahora sólo queda sacar la empanada del horno, dejar que se enfríe lo suficiente, ¡y a disfrutar!

¡Y esto es todo! ¡Espero que lo disfrutéis, a mi me gustó mucho cómo quedó, la verdad.

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Preparación tradicional, Recetas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *