Tarta de galletas de la abuela

 

Un postre ideal para  cuando tengais invitados, o simplemente, para sorprender a vuestra pareja, porque cualquier día puede ser especial. Si sois golosos, os encantará.

Esta receta me la enseñó una amiga de mi abuela, que venía todos los veranos a pasar unos días con nosotros al pueblo. En cuanto tuve mi propia casa y aprendí a cocinar un poco, me puse manos a la obra para hacer la famosa tarta de galletas, que nos endulzó tantas tardes de verano.

Ingredientes

  • 2 huevos
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 3 cucharadas de azúcar
  • 100 gramos de mantequilla/margarina (sacar antes del frigorífico para que no esté demasiado fría)
  • 1 cucharada o un sobre de Nescafé
  • Un paquete de galletas para postres (las gorditas hojaldradas, y si no, las Fontaneda de toda la vida quedan muy bien)
  • 1 copa de anís rebajado con un poco de agua

Preparación de la crema

Se echan todos los ingredientes (menos las galletas y el anís rebajado con agua) en un bol o recipiente con bastante fondo, y se mezclan con una cuchara o batidor de mano. Supongo que también se podrá hacer con batidora eléctrica, aunque nunca lo he probado. Siempre se lo vi hacer a la amiga de mi abuela a mano, y yo lo bato a mano. Queda mucho mejor y puedes ir comprobando poco a poco como queda la densidad de la crema.

Cuando la crema haya alcanzado una textura densa y uniforme, la dejamos a un lado.

Preparación de la tarta

  1. Preparamos una fuente alargada donde vamos a ir colocando las galletas.
  2. Ponemos una franja de crema, a lo largo de la fuente (en el medio), sobre la que después iremos colocando las galletas.
  3. Galleta a galleta, vamos mojándolas en la copa de anís, sin dejar que se humedezcan demasiado (para que no se rompan).
  4. Después, untamos cada galleta con la crema que hemos preparado, y las vamos poniendo en la fuente, en hilera, en forma de brazo gitano.
  5. Al final, podemos recubrir la hilera de galletas con chocolate, o la propia crema sobrante. Siempre que cubra las galletas, para que no se vean.
  6. Metemos la tarta al frigorífico y la dejamos reposar al menos 2 o 3 horas.
  7. Sacar del frigorífico y servir fría.

Nota: Si ha quedado bien y la hemos tenido el tiempo suficiente en el frigorífico, al sacarla tiene que estar dura y compacta, las galletas se habrán unificado con la crema. Esto permite que podamos comer la tarta tanto con cuchara como con tenedor.

¡Que aproveche!

Esta entrada fue publicada en Preparación tradicional, Recetas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Tarta de galletas de la abuela

  1. antonio dijo:

    Hola:

    Esta tarta tiene muy buena pinta. Yo conozco una variante, que mi madre la hacía para los cumpleaños cuando éramos pequeños. La diferencia radica en que en vez de solo una crema, hacía natillas, y chocolate, y iba haciendo capas. Una de natillas, otra de chocolate…Además, bañaba las galletas en café, en vez de en anís. Estaba riquísima.

    Ánimo con el proyecto y enorabuena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.